Categorías
Sin categoría

Cómo asegurarse un parto vaginal

Este fin de semana que pasó tuve el privilegio de acompañar a dos parejas en el nacimiento de su hijo. Dos partos respetados sin apuros en paz y cuyos resultados fueron bebés sanos. Y desde hace tiempo quiero escribir este post.
En mi práctica como educadora perinatal veo que hoy en día la gran mayoría de los nacimientos ocurren por la vía quirúrgica. Y siempre me pregunto, porqué si la OMS sugiere 15% de cesáreas, tenemos un número muy superior a ese sobretodo en las prácticas privadas.

Siempre me pregunto porque los países escandinavos si se mantienen dentro de estas recomendaciones mientras que los países en vías de desarrollo están tan alejados. En Ecuador bordeamos la mitad de nacimientos por cesárea, y si la mujer se atiende por vía privada puede llegar hasta un 80%.

Me he dado cuenta que la mayoría de las clientas que logran tener un parto vaginal tienen varias cosas en común. Recalcó que la información que comparto en este post es estrictamente anecdótica y carece de base cientifica, sin embargo es lo que he observado a través de los años.

1. Tener un embarazo relativamente sano y sin complicaciones. Una manera de asegurarnos de que esto suceda es mantener una vida sana sin muchos vicios que involucre actividad física y una buena alimentación. Cuando hablo de actividad física me refiero a movimiento. Es decir no estar sentada por ratos prolongados y caminar. Buscar espacios para hacer paseos o caminatas tranquilas donde se respira aire puro y se distrae. Esto debería hacerse por lo menos 4 veces por semana. También caminar, opten por caminar en vez de ir en carro a lugares cercanos.

2. Confiar en su cuerpo y conectarse con en. La confianza de que nuestro cuerpo está diseñado para gestar, parir y amamantar. Si las mujeres no pudiéramos hacer esto nos hubiéramos extinguido hace mucho tiempo como especie humana.

El cuerpo se abre para la salida de ese bebé que hemos generado por 10 meses y esto ocurre por un proceso fisiológico del cual nos hemos preparado desde que nosotras estábamos en los vientres de nuestas madres (las niñas que están en nuestros vientres ya se están preparando para algún día en 25 o 30 años gestar y parir). El cuerpo sabe que hacer y cuando lo dejamos hacer nuestro cuerpo responderá acordemente.

El parto duele, si duele mucho. Sin embargo no es algo que no podamos resistir. Y no hay mujer débil o con bajo umbral del dolor. Cuando se está pariendo el cuerpo mismo y la conciencia nos protege para entrar en un trance que nos permitirá rendirnos ante la situación y dejar que fluya.

3. Tener apoyo de su pareja y familiares. Las parejas no quieren ver a la.mujer que aman «sufrir». Pero este es el momento para apoyarlas y en vez de sentir lástima por su dolor, darle apoyo para que este momento pase acompañada de él. Es un momento en el que deben admirar su esfuerzo y simplemente estar ahí alabandola.

En cuanto al resto de la familia si bien ellos se preocupan por su bienestar y obviamente quieren lo mejor para ella, ellos deben respetar las decisiones de la pareja y apoyarlos. Me he topado en algunas ocasiones con chicas que dicen mi familia no está de acuerdo con que tenga un parto vaginal. De nuevo, es obvio que se preocupen pero las decisiones se toman por la dueña del cuerpo y las decisiones no se deben tomar para complacer a terceros. Deben ser totalmente autónomas y tomadas con información basada en evidencia.

4. Tener un proveedor de salud apropiado. Este creo que es el más importante. Porque teniendo las tres primeras cubiertas y no la cuarta será muy difícil. Si para una pareja es importante debe buscar un proveedor de salud que se tenga una historia de atender partos fisiológicos. Buscar el proveedor de amigas que tuvieron parto natural. Hay que tener confianza en el proveedor y si está confianza se rompe nunca es tarde para buscar uno que este de acuerdo con nuestros deseos. Y no se trata de fanatisarnos y tenér parto normal a toda costa, pero de aumentar nuestras posibilidades de tener la experiencia que buscamos. Hasta aquel proveedor que apoya el parto normal tiene casos que tienen que terminar en cesárea, si. El tema es que sea una razón real y no una por conveniencia.

El parir es un rito de paso es algo que nos cambia en lo más profundo de nuestro ser. Nos prepara para lo que viene y para aquellas que queremos experimentarlo y vivirlo plenamente es imperativo tener un proveedor que realmente entienda esto. Yo encuentro que hoy en día se está perdiendo esto y es difícil encontrar uno. Espero equivocarme, pero en mi experiencia como doula yo he conocido pocos. Lo bueno es que si hay. Por ahí están. BUSQUENLOS. Busquen también el acompañamiento de una doula.

Este fin de semana como en muchas otras ocasiones evidencié que si se puede que con preparación y apoyo y confianza se puede.

Categorías
Sin categoría

Miedo, miedo y más miedo

Debo decir que la mayoría de las murejes con las que trabajo tienen algo en comun:  Tienen miedo.  Miedo a se que viene, al desconocimiento y lo que la vida mediática se hoy en día les ha presentado sobre el proceso de parto y nacimiento.

Muchas de nosotras soñamos con ese momento, algunas lo posponemos por otras metas personales a otras nos llega sin necesariamente querlo y a otras les cuesta muchísimo lógralo.  Pero lo cierto es que cuando llega muchas nos vemos consumidas en la anciedad y la anticipación de qué pasará. ¿Cómo será el parto? ¿Seré buena madre?

Nos preocupamos por hacer cada curso, comprar cada noveleria, hacer celebraciones, (el otro día escuché de una fiesta de revelación de sexo ??) y asegurarnos que materialmente no nos haga falta nada para criar a nuestro hermoso bebé.

La realidad es que se necesita muy poco en cuanto a lo material.  Con un poco de ropa, unos pañales y una que otra cosa para el aseo del bebé es todo lo que se necesita.

Pero volviendo al tema del miedo.  Tenemos miedo de Parir, miedo de amamantar, miedo de criar, miedo de engreir, miedo de no complacer a otros etc etc etc.

¿Porque tenemos miedo a darle progresión a la vida? ¿A perpetuar la especie humana? Si las mujeres no supiéramos hacer esto, el especie humana ya se hubiese extinguido.

Debemos confiar, confiar en que podemos. Y tal vez retroceder un poco en la tecnología y simplemente disfrutar el proceso sin questionarlo.

El dolor es algo que siempre estara presente.  Todo ser humano sentirá dolor en algún momento de su vida. Tanto dolor físico, cómo dolor emocional. No es algo que podemos evitar y el resistirnos al dolor, el no querer tener dolor en ciertas situaciones solo agrava la sensación.

El parto es un evento que duele.  Duele, si. Pero el resultado es esa vida que es parte de nosotras, algo que nosotras construimos dentro de nuestro propio cuerpo y lo sacamos mediante un proceso llamado el parto, dar a luz. Alumbrar una nueva vida.

Este es un momento que nunca jamás olvidaremos y que nos dará fuerza para seguir enfrentando todo lo que la vida nos pueda traer. Y si viene con dolor pero un dolor que no es patológico. No viene de enfermedad o desbalance, viene porque abrimos paso a una nueva vida. Nada que una mujer no pueda asumir.

Nos han hecho creer que no podemos, que no seremos capaces, que somos débiles. Pero repito una cita que vi una vez en Facebook: «nadie sabe lo fuerte que es, hasta que ser fuerte es la única opción».

Si podemos. Podemos porque somos fuertes y el dolor será pasajero.

A disfrutar de nuestra gravidez y a partir sin miedo.

Categorías
Sin categoría

Los pechos planean amamantar, no los defraudes!!!

Creo que los defensores de la lactancia han agotado el mantra de que la leche materna es la mejor para los bebés; sin embargo la lactancia materna no beneficia únicamente al bebé. Creo que mamá a menudo se queda fuera de la ecuación. De hecho, si la lactancia materna fuera sólo sobre las necesidades nutricionales del bebé, entonces algún día podríamos llegar a tener un sustituto adecuado – pero no lo es.

Aproximadamente a las dieciséis semanas de embarazo, una madre empieza a notar por medio de sus glándulas mamarias, que su embarazo es un hecho. Su cuerpo se está empezando a preparar para la futura lactancia. Una increíble y compleja fábrica ha comenzado a hacer funcionar las células, ductos y glándulas de Montgomery. Incluso hay un aumento en la pigmentación alrededor de la areola para crear un objetivo obvio para el bebé una vez que llege – no nos engañemos, los pechos están planeando amamantar.

La atención que se presta a cada detalle es alucinante. El escenario está preparado con todos los detalles. Los pechos se han preparado para la lactancia materna como un atleta se prepara para los Juegos Olímpicos. Están enfocados en su trabajo y están preparados para hacerlo. Imagínese la decepción cuando no se les deja hacer su trabajo después del parto. Ellos nunca llegarán a desarrollar todo su potencial. ¿Quién habla por los derechos de la chi-chis? Ellas se han preparado concienzudamente para este preciso momento durante nueve meses consecutivos. No sólo es decepcionante, también plantea riesgos graves para la salud. Al igual que los músculos se atrofian cuando no son usados para lo que fueron diseñados para hacer,  el abandonar la lactancia materna crea complicaciones graves también.

¿Qué sucede cuando a los pechos se les dice, «¡Están despedidos!» y no son elegidos para ocupar la posición de alimentación primaria? Bueno, no es agradable.

Después del nacimiento, el útero de la madre está en la necesidad de serias reparaciones. La mejor manera de devolver este músculo a su forma previa al embarazo es que contraiga el músculo – un fenómeno que se ejecuta a través de la lactancia materna. Esta es la forma más efectiva de fortalecer el músculo y reducir la pérdida de sangre. Las madres deberían planear amamantar para hacer un entrenamiento a fondo del útero, después de todo, no pueden entrar en un gimnasio de 24 horas y usar la «máquina del útero» para tonificarlo.

La recuperación continúa mientras el bebé continúa amamantando. La madre puede experimentar significativa pérdida de peso mientras se queman calorías adicionales durante la lactancia. Los beneficios no se detienen cuando el bebé se desteta, y continúan durante toda la vida.

Es como si el bebé dijera:  “Mami, te necesito cerca mío por mucho tiempo, Necesito tu regazo para sentarme en el y tu mano para cogerla. Necesito tus consejos cuando sea un adolescente y un adulto. Necesito tus abrazos en los cumpleaños y todas las mañanas. Necesito tus besos cuando me lastime la rodilla, o me rompan en corazón. Te necesito en mi boda y durante el nacimiento de mis hijos.  Necesitio que seas la abuelita de mis hijos.  Y así es como lo voy a lograr.  AMAMANTAME.

Si una madre decide amamantar, el bebé la protegerá en muchas maneras inmediatas y futuras. Las madres que amamantan experimentan menos incidencia de cancer de mamas, de útero y de ovarios. Las madres que amamantan también tienen menos riesgo de osteoporosis después de la menopausia. Las madres que amamantan se benefician de la oxitocina, lo que estabiliza el estado de ánimo.

 

Desearía que estemos animando a las madres a que escuchen su cuerpo y escuchen a sus bebés.  Ellos tienen el derecho de recibir las ventajas del vínculo que se crea al amamantar.  Yo sé que no todo el mundo tiene las oportunidades ni la libertad de escoger amamantar, y deben depender de donaciones de leche humana, suplementos o una combinación de ambos. Yo simpatizo con ellas y entiendo su predicamento, pero de igual manera quiero expresarle a aquellas que si pueden, que van eventualmente (al igual que sus hijos) a obtener muchos beneficios.

 
Componentes de Leche Materna vs. Leche de Fórmula

La Lactancia Materna, es una relación.  Un vínculo entre madre e hijo.  Un contacto hermoso que sostiene el uno al otro en salud y bienestar.  Después de todo, tal vez el amamantamiento y la Maternidad no sean tan menospreciados, tal vez simplemente no estamos logrando que las madres estén al tanto de que sus bebés tienen un enorme regalo que quieren darles, pero solo con la lactancia materna se puede recibir.  Comprometámonos a empoderar a las madres y logremos que acepten este regalo de vida.

Gracias Especiales a Christy Jo Hendricks, IBCLC por permitirnos replicar y traducir su articulo.

Categorías
Sin categoría

Cesárea Electiva

El embarazo, especialmente el primero trae consigo la incertidumbre de como será el naciemieto y esos primeros días después del naciemiento de nuestro bebé.  Si bien, en general es momento de mucha alegría por el crecimiento de la familia, también trae consigo cierta incertidumbre y estres.  No queremos pensar en el día del parto, pensamos que no vamos a poder resistir el dolor del parto. Y no vamos a decir aquí que el parto no duele, claro que duele, pero ese dolor es nuestro poder de mujer, los hombres nunca tendrán el privilegio de GESTAR y PARIR.  El dolor del parto nos fortalece, nos hace la mujer más poderosa del mundo, dispuesta a efrentar cualquier adversidad, dispuestas a proteger a nuestros hijos a capa y a espada por sobre todas las cosas, nos hace fieras mamíferas.

La evidencia cientifica favorece el parto versus la cesárea, y no enumeraremos todos los beneficios, pero mencionaremos por ejemplo la recuperación más rápida, la colonización de la microbiota del bebé y mejores índices de iniciación de lactancia entre muchos otros.

Porque tenemos tanto miedo a vivir un proceso que es natural y normal y que hemos hecho durante toda la existensia de la humanidad, porque la sociedad de hoy ha tecnificado un proceso que no se puede tecnificar.  El parir es lo más salvage que hay, y en una sociedad civilizada no podemos hacernos salvalges.

Un proveedor que acepta hacer una cesárea electiva debe solicitar un consentimiento informado de la mujer y enumerar todos los riegos y beneficios del procedimiento que se le va a hacer.  Tal vez cuando ella analice bien cambie su desición.  No creo que regularmente se hace esto.  Cuando una mujer dice que quiere una cesárea el provedor dice «OK, que dia la quiere», en vez de persuadirla a cambiar de opinión para su bienestar.

Es el deber de un médico garantizar la salud de sus pacientes, y someterla a una cirugía innecesaria por desconocimiento de los pros y contras no me parece el mejor proceder.

Si después de evaluar y decidir tener una cesárea programada deberíamos solicitar a nuestro proveedor de salud que se haga lo que se conoce hoy en dia como Cesárea Respetada donde se apagan las luces al momento de nacer el bebé y se pone al bebé en apego inmediato siempre y cuando la salud del bebé y la madre lo permitan.